viernes, 5 de junio de 2020

Como una amapola

Frederick Stead
 
Así me siento a veces
frágil y a la vez tan dura como una amapola....


13 comentarios:

  1. No sabía que fueran duras las amapolas.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Este año no he visto ni una sola amapola.

    La fágil fortaleza del ser humano... también me siento así, a veces.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. A mí las amapolas siempre me recuerdan a mi pueblo.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Qué belleza nos dejas,amiga. La naturaleza a flor de piel...Esas amapolas nos hablan,nos gritan y nos animan a resistir los soles, las lluvias y los vientos de la vida. Su color apasionado nos muestra su corazón.
    Mi abrazo y mi ánimo Princesa.

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola Princesa! Te echaba terriblemente de menos. Me alegro de saber que estás bien. Muchos besos y gracias por esas amapolas :D

    ResponderEliminar
  6. una flor bella y resistente, que tiñe de vivo color los campos. ésa eres tú.
    qué bonita la primera pintura, con las tres niñas felices en el campo de amapolas.
    abrazos grandes!!

    ResponderEliminar
  7. ¡Qué bonitas son las amapolas! Siempre me han gustado mucho. Ya verás como resistes lo mismo que ellas.
    Un abrazo, Princesa

    ResponderEliminar
  8. ¡Hola Princesa! Inmensa alegría me das al ver que publicas. Las amapolas son preciosas pintando nuestros campos de color, incluso tienen canciones.

    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Las amapolas siempre resurgen tras el duro invierno!!
    Besitos

    ResponderEliminar
  10. Me encantan las amapolas. Me recuerdan al campo, a mi niñez, a mi pueblo... para mi no hay primavera sin amapolas. Lo siento pero cuando las veo, no puedo evitar coger alguna y traerla a casa. Besos

    ResponderEliminar
  11. Tan frágiles y al mismo tiempo valientes y arrebatadas, el pròlogo de dias luminosos. No me extraña que se sienta como ellas. Gracias Princesa.
    Rosa Illa

    ResponderEliminar